Twitter es el futuro de internet

No es el personaje del año, pero pudiera serlo: la revista Time ha dedicado su última portada a Twitter, al que atribuye la cualidad de cambiar “nuestro modo de vida”, nada menos. Para quienes no lo sepan todavía: Twitter es un servicio de intercambio de mensajes en línea cuyos usuarios publican frases cortas, de hasta un máximo de 140 caracteres, llamadas tweets (gorjeos, en inglés), que en poco tiempo ha alcanzado la cifra de 32 millones de usuarios en todo el mundo,yde seguir así superará los 50 millones muy pronto. El invento consiste en emular los mensajes cortos de los móviles para articular una red social, en la que los miembros registrados se relacionan entre sí. Todo gira en torno al concepto de follower (seguidor), en el que cada usuario ( twitter) puede apuntarse como seguidor de otro miembro de la red social. En su origen, Twitter servía para intercambiar mensajes tontorrones impregnados por dos preguntas: ¿dónde estás?, ¿qué estás haciendo ahora? y sus respuestas. A partir de tan inocuo principio, ha ocupado espacios que parecían reservados a los blogs, al mail o a la mensajería instantánea por internet. En su evolución, se usa para compartir enlaces a otras direcciones de internet y, por esta vía, muchas páginas web cuyo tráfico se alimentaba de buscadores, han descubierto un nuevo flujo de visitantes atraídos por un canal inesperado. Pese a la magnitud de su audiencia, el servicio de Twitter tiene unos costes ínfimos. La empresa, instalada en un loft de San Francisco, tiene 45 empleados que se dedican esencialmente al mantenimiento técnico de la plataforma; casi todo el software mediante el cual interactúan los usuarios ha sido desarrollado por terceros, y todo lo que hace Twitter es validarlo. Por barato que sea su funcionamiento, Twitter no produce ingresos, lo que significa que vive del dinero de los inversores, que hasta ahora han aportado 55 millones de dólares en espera de resarcirse en el futuro. ¿Cuál es el límite de supervivencia del invento? Sus dos fundadores, Evan Williams y Biz Stone, niegan que sea urgente encontrar respuesta a la pregunta y afirman que su prioridad es seguir creciendo en número de usuarios y asegurarse su fidelidad ofreciendo más servicios. Ahora ya llevamos twitter hasta en el teléfono móvil y todas las operadoras de moviles cuentan con tarifas que tienen en cuenta el tráfico en esta red social.

¿OTRO ‘SECOND LIFE’? ¿Corre Twitter el riesgo de seguir el destino de Second life, aquella plataforma de mundos virtuales que fue el fuego fatuo de hace dos años antes de perderse en la indiferencia? Puede que la audiencia sea volátil y su fidelidad un espejismo: según datos de Nielsen, el 60% de los usuarios registrados en Twitter desertan al segundo mes, una ratio que duplica las que registran Facebook o MySpace, dos redes sociales mucho más populares. Otros análisis revelan que más de la mitad de los twitters están más solos de lo que parece: el 55% no sigue a nadie, y el 53% no tiene ningún seguidor. Estos datos explican la perplejidad de Dave Winer, pionero de internet y experimentado inversor, que en su blog escribe: “Veo en Twitter un gran potencial, pero aún me pregunto en qué consiste”. Así las cosas, es lógico que circulen rumores según los cuales Google o Microsoft pueden estar interesados en comprar Twitter. De momento, se ha mencionado una oferta de Facebook por 500 millones de dólares, rápidamente rechazada. Evan Williams (37 años), que en los 90 creó Blogger. com y luego la vendió a Google no se sabe por cuánto, niega que su intención sea repetir la jugada. Por su parte Biz Stone (35) afirma que sólo ahora empiezan a pensar en lo que el mundo convencional llama un modelo de negocio. No lo dice expresamente, pero ese modelo podría basarse en la publicidad (los especialistas son escépticos) o en cobrar una tarifa por servicios premium cuya naturaleza está por definir. En la última ronda de financiación, los inversores asignaron a Twitter una valoración de 255 millones de dólares; si se aplicaran los múltiplos habituales, el eventual precio de venta superaría los 1.000 millones, a priori demasiado alto para una empresa que no recibe ingresos ni parece tener un plan específico sobre cómo generarlos. Una consideración que, desde luego, no aminora el interés de seguir la evolución de Twitter como exponente de esta novísima “economía de la conversación” (sic) que algunos predican.

Leer Más

Orange y la bolsa

El sector de las telecomunicaciones podría resbalar peligrosamente sobre la naranja más famosa de la telefonía móvil, Orange, operadora de teléfonos celulares de France Télécom. Ayer, el gigante francés decidiórebajar la valoración de su filial, en vista de su inminente salida a bolsa, prevista para la próxima semana. France Télécom, en la que el Estado francés aún posee el 51% del capital, razonóla decisión en hacer frente “a las dificultades del mercado”. Según los analistas, la revisión a la baja del precio de colocación de Orange responde a la exigencia de hacer la venta más atractiva, sobre todo hacia los inversores institucionales. En particular, la anterior valoración no tenía en cuenta las deudas netas de la filial Mobilcom, mediante la cual Orange opera en Alemania. Los títulos correspondientes al 13% del capital de Orange saldrán al mercado con un precio de entre 9,5 y 11 euros, frente a la horquilla inicial calculada entre 11,5 y 13,5 euros. De esta manera, la empresa pasa a ser valorada entre 45.600 y 52.800 millones de euros, frente a los 55.200 y 64.800 millones anteriores. La colocación (que se llevará a cabo simultáneamente en las bolsas de París y de Londres) sufrirá además un retraso, hasta el próximo martes 13 de febrero en lugar del lunes. El pasado mes de mayo, cuando empezóa perfilarse la salida a bolsa de Orange, la empresa estaba valorada en unos 150.000 millones de euros. Hoy podría alcanzar como mucho un tercio de aquel valor. Se trata de una señal muyindicativa sobre el clima actual del sector, si se tiene en cuenta que Orange es el segundo operador de telefonía móvil del Viejo Continente, con unos 30 millones de abonados. Además, la sensación de desconfianza es muy palpable en Francia, después de que el Estado tuvo que convocar una nueva subasta para las licencias UMTS por falta de candidatos. “France Télécom ha tenido que adecuarse a las actuales condiciones del mercado”, según explicóa este diario el analista de Beta Capital, Ángel Santodomingo. Pero la bolsa ayer no pareciómuy entusiasta. El título de France Télécom en París perdióun 6,7%, hasta cotizar 83 euros. Muy lejos de los niveles, hace poco menos de un año, de 218 euros. La tendencia a la baja se hizo sentir en toda Europa.Telefónica cedióun 2,2% y British Telecom un 5,8%. “Efectivamente, existen unas cuantas dudas”, precisóSantodomingo, “pero yo no me llevaría las manos a la cabeza”. No obstante, France Télécom se encuentra en una situación delicada, ya que debe hacerse cargo de la deuda de Orange, estimada en unos 60.000 millones de euros, además de terminar de pagar, antes de marzo, unos 7.000 millones de euros para la compra de la filial británica de Orange el año pasado. Las previsiones para el futuro tampoco invitan al optimismo. Orange presentará unas pérdidas de 580 millones de euros en el primer trimestre del 2000. Además, al precio medio de la horquilla, la salida a bolsa debería asegurar a France Télécom unos 6.500 millones de euros, a los que se deberían añadir otros 3.300 millones derivados de la emisión de obligaciones intercambiables con títulos de Orange. Esta cifra parece muy insuficiente respecto al objetivo de reducción de la deuda de 30.000 millones de euros previstos para compensar los 50.000 millones invertidos el año pasado. Santodomingo minimizaba: “Todas las telefónicas buscan alternativas”. Pero ayer un gestor de fondos de la Deutsche Asset Management decía claramente a la agencia Reuters: “Yo no aconsejaría a nadie que se lanzara al mercado en las próximas semanas”.

Leer Más

La conexión a internet desde el móvil

El Cebit, la mayor feria mundial sobre tecnologías de la información,inició ayer en Hannover (Alemania) una edición marcada por unas cifras récord de participación y por la incertidumbre que vive una industria en horas bajas tras lo reveses de las compañías de Internet,el parón de la telefonía móvil,el escaso aumento de las ventas de ordenadores y los retrasos que algunas nuevas tecnologías sufren para llegar al mercado. En este contexto,las empresas han lanzado nuevos modelos de móviles de tecnología GPRS,con más prestaciones y que permiten la conexión rápida a la red,para intentar extender la Internet móvil. Más de 8.100 empresas de 60 países exponen sus productos en una feria que ha multiplicado su tamaño, y que se consolida como la primera del mundo. Sin embargo,las cifras no ocultan que ésta es una edición en la que el “boom” de las nuevas tecnologías ha de coexistir con una economía y unas expectativas menos boyantes que otros años. La nueva telefonía móvil con conexión a Internet es el tema estrella. De hecho,todas las grandes compañías de telefonía móvil han presentado nuevos terminales GPRS,que permitirán la conexión rápida a Internet, por encima de la actual WAP,pero aún lejos de la futura tercera generación,UMTS. Otras compañías, como Panasonic, han anunciado también modelos de UMTS. Hasta el momento,el traspié comercial de la oferta WAP ha sido considerable. Y el GPRS es un paso intermedio hacia la telefonía móvil de tercera generación,que estará basada en la tecnología UMTS. Y su papel en el mercado se ha revalorizado, al saberse que la UMTS tardará en llegar al mercado y no empezará a ser importante hasta dentro de tres o cuatro años. La oferta GPRS utiliza como base la tecnología WAP para la conexión inalámbrica a Internet,aunque lo hace a una velocidad,como mínimo cuatro veces superior.Ytiene unas tarifas que se basan en la cantidad de información que se consume y no en el tiempo de conexión. “La tecnología existe,funciona y puede aportar nuevas prestaciones y negocios a la telefonía móvil. Lo importante es que,a diferencia del WAP,se creen unos buenos servicios y contenidos para el GPRS. Es clave pensar en lo que necesita y quiere el usuario”,explica Xavier Mainar,de Samsung, una de las firmas que presentan teléfonos de este tipo en el Cebit. La idea de unir Internet y telefonía móvil,los dos ámbitos de las comunicaciones que más crecen,sigue siendo prioridad de la industria. Sin embargo,el pesimismo parece fuertemente instalado en el sector. La presidenta de Hewlett Packard, Carli Fiorina,señalaba el miércoles que no hay ningún signo que invite a esperar una mejora de la situación del mercado tecnológico dentro de este año,especialmente en el campo financiero.

Leer Más

La guerra de las tarifas moviles low cost

Orange recogió ayer el órdago lanzado la semana pasada por Movistar con un agresivo recorte de tarifas para frenar la fuga de clientes hacia Yoigo y los operadores de bajo coste. La firma del grupo France Télécom lanzó una tarifa que permite llamar por6céntimos minuto a todos los operadores y en todas las franjas horarias, el mismo precio que lanzó la semana pasada Movistar, aunque ambas tarifas difieren en otros aspectos y “serán mejores o peores para cada consumidor en función de su perfil de gasto”, según explican fuentes de los operadores. Los grandes entran así de lleno en la estrategia de competir por precio, que ha llevado a los virtuales y Yoigo a tener ya un 10% del mercado en apenas dos años. Este cambio de política ha llevado a las telefónicas a dejar en segundo plano su arma comercial preferida, la subvención de terminales, restringiéndola en el caso de Movistar o eliminándola en el caso de Orange para los usuarios de sus tarifas low cost. El motor del mercado en telecomunicaciones, como en alimentación o en gran consumo, es ahora el ahorro de costes. Según un estudio de la consultora Kantar World Panel los desempleados redujeron el año pasado un 13% su gasto en telefonía móvil, que en los clientes con contrato bajó hasta los 24,9 euros mensuales… pero los ocupados lo redujeron también, en un 7%, hasta los 26,6 euros. Para el 28% de los consumidores, además, el conseguir bajar el precio de las llamadas fue el primer motivo para cambiar de operador y especialmente para los parados (para el 38% de ellos). Los parados fueron además quienes más cambiaron de operador el año pasado para conseguir mejores precios y los menos proclives a quedarse en su compañía adquiriendo un nuevo terminal másmoderno: sólo el 13% de los parados cambió de operador para conseguir un nuevo terminal. La guerra de precios benefició el año pasado especialmente a Orange entre los operadores tradicionales (ganó cuatro puntos de cuota de mercado) y a Yoigo entre los nuevos operadores (ganó dos puntos). Ahora, reconocen fuentes de Orange, la compañía ha vuelto a bajar los precios ante la ofensiva de Telefónica para mantener su peso en el mercado. Fuentes del mercado explican que el giro hacia el low cost de Telefónica “rompe el mercado”: su peso comercialy demarca no es comparable al de los nuevos entrantes, y tampoco la valoración de la cobertura y la calidad del servicio que tienen los consumidores. La organización de consumidores Facua recordó ayer que “la auténtica guerra del móvil es la que libran los operadores virtuales” ya que las nuevas tarifas del 6 que ofrecen Movistar y Orange en telecomunicaciones, que copian la tarifa que ya ofrecía Yoigo, suponen “más del doble de los mejores precios por minuto del mercado”. Según Facua, las grandes compañías están bajando tarifas en determinados casos, “pero en absoluto revolucionan el mercado con ellas”, ya que el precio más bajo por minuto no está en 6 céntimos más IVA (7,08), sino en 2,4 (2,832 con IVA) que ofrece el móvil virtual Pepephone. Otras tres operadoras, además, ofrecen distintos precios por debajo de los 3 céntimos más IVA (Eroski Móvil, Másmovil y Simyo). La tarifa de Orange es de 6 céntimos el minuto, a cualquier destino nacional y a cualquier hora, y también para los SMS. La tarifa, que no tiene cuota de alta, incluye un consumo mínimo de6 euros al mes, un compromiso de permanencia de 6meses y estará disponible a partir del 13 de junio. Movistar, por su parte, ofrece 6 céntimos por minuto de lunes a viernes y las llamadas gratis el fin de semana, mientras mantiene el precio de los SMS en 15 céntimos. Su tarifa tiene una cuota mensual de 6 euros y un consumo mínimo de 9 euros al mes.c Profesor de la UPF y Socio Director de Duran-Sindreu, Abogados y Consultores de Empresa Los parados bajan el 13% su gasto en telefonía móvil y los ocupados, el 7% en el último año ]Telefónica ha alcanzado un acuerdo con Nazca Capital para comprar la empresa española especializada en alojamiento de datos Acens Technologies unos 80 millones de euros para reforzar su apuesta por el cloud computing, prestando servicios en la nube o virtuales, creando una plataforma de contenidos multidispositivo que podría estar totalmente operativa después del verano. La operadora indica que la compra de Acens incrementará de forma notable su capacidad en servicios de “hosting”, es decir de alojar servicios de computación en la nube para pymes. Acens fue adquirida por el grupo de capital riesgo Nazca Capital en 2007 y desde entonces ha evolucionado hacia la prestación de servicios de mayor valor añadido y ha invertido 15 millones de euros de los que 9 se han destinado a la mejora continua de sus centros de datos de Madrid y Barcelona. y a la compra de otras empresas del sector (Hostalia, Ferca, Veloxia y Centro de Datos). En la actualidad cuenta con 100.000 clientes empresariales a los que ofrece desde alojamiento de páginas web hasta soluciones de red privada virtual con externalización de servidores.

Leer Más

El mercado de la telefonía móvil

El mercado de la telefonía móvil en España ya ha dejado de ser un coto cerrado de tres empresas, Telefónica, Vodafone y Orange: el cuarto operador, Yoigo, y los operadores móviles virtuales (OMV) han conseguido finalmente hacerse un hueco, aunque sólo de un modesto 3,5%, en un mercado que en noviembre alcanzó los 50,6 millones de líneas. El sector, además, se encamina a una fragmentación similar a la que vive ya la telefonía fija, con el acuerdo entre el PSOE y el PNV para dar una licencia de telefonía móvil a Euskadi, que abre la puerta a que nazcan operadores de ámbito autonómico en esa comunidad y en CatalunyayGalicia, cuyos gobiernos también la han solicitado. “Se decía que era imposible, que España era un mercado demasiado maduro, pero hemos demostrado que sí cabían más operadores y que sí podían bajar los precios”, señala Johan Andsjö, consejero delegado de Yoigo, la firma controlada por TeliaSonera, ACSyFCC, que acaba de superar la cota del millón de clientes. “Siempre hay un hueco para un negocio basado en el bajo coste, la sencillez y la transparencia –señala Andsjö– y más en momentos de crisis en que los consumidores son muy sensibles a las opciones que les permiten bajar entre 10 y 20 euros la factura mensual de su línea de móvil”. La presión de los nuevos operadores ha acelerado el descenso de precios que vivía la telefonía móvil: según el índice que elabora la CMT, usar el móvil es ahora de media un 18% más barato que antes de su lanzamiento, hace dos años. Según Andsjö, además, la crisis acelerará la guerra de ofertas entre los operadores y provocará en los próximos dos años una caída del precio medio del orden del 40% o 50%. De entrada, el mercado ha ralentizado su crecimiento: en noviembre se dieron de alta 65.176 nuevas líneas, un tercio de las nuevas altas del mismo mes del 2007. Los OMV, además del modelo low cost, han tenido varios motores: la especialización en el colectivo de inmigrantes, con tarifas especiales y distribución en locutorios en el caso de Lebara; la venta en centros comerciales en los OMVde Carrefour o Eroski; o las ofertas de integración de fijo y móvil en operadores como Euskaltel, R, Ono, BT o Jazztel. La crisis, sin embargo, puede obligar a algunos de los operadores menos consolidados a echar el cierre y de entrada ya ha frenado nuevos lanzamientos. Según Josep Grau, socio director general de Doxa Consulting, los OMV en España pueden llegar a tener el 10% o 15% del mercado dentro de cinco años, lejos de la penetración que tienen en los países nórdicos “que los lanzaron cuando sus mercados no estaban tan maduros como el nuestro”. A estos operadores se sumaran, no antes del 2011, operadores autonómicos. El acuerdo alcanzado en el marco de la negociación de los presupuestos entre PSOE y PNV para dar una licencia al País Vasco –donde Euskaltel ofrece telefonía móvil como OMV– ha abierto la veda: Galicia –que ya tiene R, su propio operador de cable, que es igualmente OMV– y Catalunya han pedido también tener su propio móvil. Jordi Bosch, secretario de Telecomunicaciones de la Generalitat, recuerda que con la desaparición de la televisión analógica, cuando se lance la TDT en abril del año que viene, se liberará mucho espectro radioeléctrico que quedará disponible para nuevos operadores. “Desde el Govern siempre hemos pedido poder gestionar ese espectro y adjudicar frecuencias, como ya hacemos con las de radio y televisión. El acuerdo con elPNV ratifica la viabilidad de nuestras posiciones”. Telefónica, Vodafone y Orange denuncian que autorizar móviles autonómicos fragmentará el mercado y supondrá una complejidad técnica que encarecerá los costes. Bosch considera, en cambio, que la creciente importancia de los contenidos en telefonía móvil hace que “en Catalunya se den las condiciones para que tengamos un operador propio”

Leer Más