Apple está cerca de generar un billón de dólares en beneficios de sus productos relacionados con iOS desde que la compañía anunciara su primer dispositivo iPhone en 2007. Las ventas totales de Apple de iPhones e iPads combinadas con su cuota de ventas de apps de la App Store llegarán a la marca de mil millones de dólares este año. Para mediados de 2007, las ventas de iPhone, iPad, iPod Touch, Apple Watch y Apple TV llegarán a 980 mil millones de dólares de acuerdo a un informe. Añade los mil millones de dólares de beneficios de servicios iOS generados por las suscripciones App Store y Apple Music y llegarás a la marca de mil millones de dólares. Esto son estimaciones amplias, dado que Apple nunca ha anunciado las ventas de Apple Watch, lo que hace difícil calcular en realidad el beneficio total de sus productos.

Pero solo unos días después de celebrar el décimo aniversario del iPhone original, la compañía se ha encontrado con una demanda por cargos de monopolio. Bloomberg informa de que una demanda, originalmente presentada en 2011, acusa a la compañía de violar la ley estadounidense anticonfianza. La demanda se refiere al periodo desde 2007 y 2013 en el que la de Cupertino supuestamente requirió que las apps de iOS fuesen vendidas exclusivamente en la App Store.

Apple Monopolio

Por tanto, desarrolladores de apps de terceros no tenían permitido vender aplicaciones a través de sus propias tiendas. La de Cupertino tomaba el 30% de la cuota de cada compra de apps en la App Store e incrementaba los precios para las apps, así como restringía a los competidores de vender apps en otros lados, dice la demanda.

El caso no es una demanda colectiva todavía, pero Mark Rifkin, el abogado de los demandantes, cree que cualquier que comprase una app iOS podría ser incluido en la demanda. Ha dicho que la empresa podría pagar cientos de millones en daños a sus usuarios, dado que millones de consumidores podrían reclamar la cuota del 30% que Apple recibió cada vez que una app era vendida en su tienda.

Esta no es la primera vez que la empresa se enfrenta a tales demandas, dado que un juez previamente el caso, que ahora ha revivido por apelaciones de juzgados en San Francisco. Apple ha declarado que “no vende apps, sino que vende servicios de distribución de software a desarrolladores.”

La corte de apelaciones encontró el argumento inválido al decir que “La analogía de Apple no convence. En el caso que tenemos delante, los desarrolladores de apps iPhone de terceros no tienen sus propias tiendas.”

Temas: